Química y admiración entre Manolo a Gilbertito

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los ojitos le brillan, habla y se ríe al mismo tiempo, nerviosito, como cuando uno conoce a un artista o a un ídolo del deporte. Así encontramos a José Manuel Borló, mejor conocido como Mucho Manolo, en el rodaje del vídeo Amigos que acaba de estrenar junto al Caballero de la Salsa, Gilberto Santa Rosa.

El artista cubano le llama “maestro” y revela su admiración por Gilberto sin disimulo. “Yo crecí escuchando las canciones del maestro. Mi padre es, como dicen acá en Puerto Rico, bien, bien cocolo, le gustaba este tipo de música. Entonces, yo lo que venía escuchando de muchacho siempre era al maestro Gilberto, el Gran Combo, Héctor Lavoe y La Fania. Llegué aquí y se me da esta oportunidad… yo creo que mi papá y mamá aún no creen que esto está pasando”.

El primer encuentro entre ambos artistas fue en una fiesta de Navidad. “Para mi, obvio, fue un sueño conocer al maestro”. Sin embargo, Mucho Manolo no imaginaba que semanas después el sueño se pondría mejor. “Óyeme, cuando yo supe que tenía la oportunidad de hacer una colaboración con el maestro Gilberto, yo no lo dudé un segundo, rápido me vinieron miles de ideas a la mente”, confiesa todavía incrédulo.

Pero la admiración es mutua. Santa Rosa, quien ha colaborado con muchos artistas del género urbano (Mucho Manolo se destaca en este género) revela que al conocer a Borló se asombró al descubrir lo “musical” que era. “Manolo, además de ser un gran tipo personalmente, es un tipo muy musical. Siempre he dicho, con todo respeto de todos los muchachos del movimiento urbano, que quizá esa es la ruta, musicalizar eso que tienen, y Manolo es un tipo que tiene mucha música adentro. Cuando fui a su estudio, escuché música urbana, no escuché solamente patrones rítmicos, escuché música urbana”.

Esa conexión musical abrió las puertas para que Mucho Manolo compartiera con el boricua la idea que tenía para la canción Amigos. La misma narra la conversación entre un hombre joven con otro “de más experiencia”, como aclara Santa Rosa, en la que el primero pide consejo pues cree que su pareja lo engaña.

Por Mónica Cruz / Para Primera Hora